Guadalajara DOSMIL
Guadalajara-dosmil.com

Noticias | Sorteos/TV | Datos Útiles | Clasificados | Suscripciones | CONTÁCTANOS
indice de la edición
banner
contrata tu publicidad

   NOTICIAS
 
  Primera página
  A Fondo
  Local
  Entrevista
  Sucesos
  Corredor Henares
  Provincia
  Medio Ambiente
  Agricultura
  Región
  Empresa
  Deportes
   • Fútbol
   • Baloncesto
   • Fútbol-Sala
   • Base
   • Varios
  Cultura
  Sociedad
  Última
     OPINION
     LA COLMENA
 
DANOS TU OPINIÓN
¿Cree vd. que el carnét de conducir por puntos ayuda a reducir los accidentes de tráfico?
SI
NO
Depende
  
Inicio > Noticias >Cultura
VIERNES, 22-4-2005

OTROS TITULARES
 
 
 
  CULTURA

Sopetrán, la fuerza de un sueño
Se pretende devolver al monasterio su dignidad y una vez rehabilitado, hacerlo de nuevo vivir como centro cultural de referencia, intentando albergar en él una serie de actividades humanísticas

Cerca de 1400 años llevan soñando las gentes de Sopetrán.  

Soñaban los visigodos cuando, hacia el 611 levantaron un cenobio a la Virgen en los alrededores de la actual Herminia de Sopetrán, que alberga el baptisterio donde, en ceremonia casi bautismal, se bañan los necesitados de consuelo y los enfermos.  

Esta primera edificación, iniciada por el rey Gundenmaro y terminada por Chisdasvinto estuvo en pie poca más de un siglo, hasta que en el 728 los árabes sólo dejaron el recuerdo. Este recuerdo quedo en los cristianos, ya mozárabes, de la Alcarria, que con la ayuda de San Eulogio, lo volvieron a levantar en el 847.  

Soñaron los cautivos cristianos con su libertad cuando, hacia el 1040 pidieron ser liberados de sus cadenas y, por la intercesión del Virgen, lo consiguieron.  

También soñó con su nueva fe el hijo de Al Mamín de Toledo, el príncipe Alí Maimón.  

Y Soñó, sin duda, Alfonso VI con recuperar el antiguo reino toledano y reconquistar las nuevas tierras de Castilla.  

Fue don Gómez Manrique, Arzobispo de Toledo, quien entregó en 1372 el monasterio a la Orden de San Benito, a los que les fue donado la capilla de Nª. SRª. y la iglesia antigua junto a los bienes del Santuario, siempre que sirvieran de parroquia a cinco poblaciones del contorno, a saber: La Torre del Burgo, Heras de Ayuso, Solanillos, Tres Casillas y Torre de don Vela, estando hoy en día los tres últimos municipios despoblados.  

El marqués de Santillana, don Iñigo López de Mendoza, en 1452, tras haber tomado Torija, se ocupó de proporcionar unas importantes rentas anuales al cenobio, así como gran cantidad de tierras y obras de arte que fueron legadas en su testamento. También se encargó el marqués que la reforma de la Orden Benedictina llegará con éxito al monasterio de Sopetrán.  

Soñaron monjes, guerreros y labradores con hacer de este valle la Tierra de Promisión, y soñaron pintores, arquitectos y escritores por hacer historia.  

Comenzaron los siglos de esplendor del monasterio, con numerosas peregrinaciones y un sinfín de visitantes, que fueron drásticamente frenados por la desamortización de Mendizábal de 1836. Cuando en 1847 el Estado vendió el monasterio y sus tierras a un particular, lo tuvo que hacer prácticamente por el precio de del terreno, ya que el expolio había sido tan grande como rápido.  

Durante el siglo y medio que ha transcurrido desde entonces a nuestros días, el paso del tiempo ha ido deteriorando un edificio del que nadie se hizo cargo.  

Viendo el deterioro del monasterio, algunos vecinos de la zona decidieron reunir el dinero suficiente para adquirir la propiedad, fundando así una sociedad que se hiciera cargo de la rehabilitación y conservación del monasterio. Así, la Coordinadora del Monasterio de Sopetrán, comienza un ambicioso proyecto con el que pretende devolver el esplendor perdido a uno de los enclaves culturales más importantes de la Península durante siglos.  

Hoy, después de una década de esfuerzo, se recupera inexorablemente Sopetrán.  

En septiembre de éste año, una familia y a través de Consonantes, S.A. (Sociedad patrimonial), adquiere el 100% de la acciones de la Coordinadora y toma el testigo y el compromiso de llevar adelante la recuperación del monasterio y de su entorno.  

Se pretende devolver al monasterio su dignidad y una vez rehabilitado, hacerlo de nuevo vivir como centro cultural de referencia, intentando albergar en él una serie de actividades humanísticas que tengan cabida en su prestancia, potenciando seminarios, cursos de verano o cualquier tipo de acto o actividad cultural.  

Complementariamente y de forma progresiva se desarrollaran actividades empresariales que fomenten la difusión y exportación de las riquezas de la zona, como Vinos, Miel, etc. Y que aporten medios para el mantenimiento posterior del entorno.  

Una Fundación recuperará mediante talleres, las actividades locales de la región así como la documentación histórica actualmente dispersa, y fomentará el desarrollo de actividades medievales complementando a todas las que actualmente se desarrollan en la región.  

Por otro lado, el Proyecto pretende la construcción de un poblado de corte medieval cercano al monasterio y bajo su influencia, que posibiliten, por un lado, albergar a tantos visitantes como dichas actividades culturales requieran; por otro permitan financiar la reconstrucción del monasterio; y que por añadidura complemente un entorno, ya de por sí, mágico, ayudando de este modo a potenciar la comarca en todos los aspectos.  

Un nuevo espíritu recorre el valle del Badiel y revive el monasterio, símbolo principal de la Comunidad de Castilla la Mancha. Este renacimiento de Sopetrán marcará un nuevo y definitivo punto de inflexión para todas las buenas gentes que poblaron sus tierras y vivirán y trabajarán por hacer de este lugar una guía para sus vidas.

 
volver arriba


Primera Página | Local | Sucesos | Corredor Henares | Provincia | Agricultura | Medio Ambiente
Región | Deportes |
Última | OPINIÓN | LA COLMENA

© Ediciones y Publicaciones Guadalajara 2000 S.A
Diseño: NUEVA DIMENSIÓN

|